UNA PARADA EN EL TIEMPO

Me encanta conducir por la carretera cuando no tengo prisa por llegar a mi destino. Volviendo de mi viaje hice una parada para comer en Burgos, en el mítico LANDA.

Es un lugar con un encanto especial.

Su ambiente acogedor hace que una parada en carretera sea un momento para disfrutar.

La decoración, la vajilla, así como los uniformes del personal te hacen sentir como si hicieses una parada en otra época, como si se hubiese detenido el tiempo…

Lo que disfruté comiendo sus típicos huevos fritos con morcilla! Y como sabéis que no me gusta dejaros con “los dientes largos”, pinchando AQUI os he dejado unos trucos para hacer unos fabulosos huevos fritos con puntilla como estos!

Dejándome llevar por el ambiente, y seguramente influenciada por una de mis series favoritas, dejé volar mi imaginación mientras comía…

Para l@s que disfrutéis con la estética de época, os recomiendo esta serie británica cuidada al detalle en su vestuario,maquillaje y peluquería, decorados y personajes: DOWNTON ABBEY.

Todo esto unido a la última colección de Armani presentada en Milán inspirada en los años 20, que tanto me ha gustado…

Me hizo pensar en las paradas de los viajes cuando SAN SEBASTIÁN y BIARRITZ eran los destinos favoritos de la alta sociedad de la época. Imaginé esos largos viajes por esta carretera donde seguramente hiciesen parada y fonda en Burgos…

Tanto me metí en mi propia historia que casi me llevé una decepción cuando a la salida no me estaba esperando mi carruaje con el equipaje para continuar el viaje!

Para terminar de ambientarnos he encontrado esta joya de la belle epoque Donostiarra:

Me encantaría que compartieráis conmigo sitios que conozcáis en la carretera donde hacer una parada sea una experiencia. Yo os espero con ilusión el lunes, feliz fin de semana!

También te puede interesar: