NO HACE FALTA IRSE MUY LEJOS…

No hace falta irse muy lejos, ni gastarse mucho dinero para disfrutar de una escapada mágica como la que os enseñaba en mi anterior post…

Sólo se necesita un fin de semana para disfrutar del increible espacio que se encuentra entre el Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas en Jaén. Jaén…si!!!!

Aunque había estado antes en esta provincia andaluza, la idea que tenía era de olivares extendiéndose a lo largo de donde tu mirada te permitía alcanzar…Pero no conocía esta parte tan sorprendente donde poder encontrar sitios mágicos como la CUEVA DEL AGUA que os enseñaba.

Ni paseos entre montañas sobre un río, como la PASARELA DE LA CERRADA  donde poder disfrutar de uno de los paseos más bonitos que yo pueda recordar.

Y qué me decís de la puesta de sol en el EMBALSE DEL NEGRATIN? Y su fabuloso colorido… esas montañas anaranjadas con el color azul intenso del agua! Por cierto… la bebida era un Martini! Pocas veces me dá por ahí, pero esa tarde después de un día increible me apeteció tomarme uno contemplando semejante paisaje y escuchando ese silencio. El silencio de cuando estás en calma.

¿Recordáis que ya os recomendé este tipo de ofertas en “PLANES ESPECIALES”? Una forma de conocer sitios nuevos con descuentos increibles! Pero ojo… como en todo, comprobad antes si el descuento es real y no está hinchado así como las condiciones que ofrecen. Lo explica  este artículo sobre un informe de la OCU por si queréis echarle un vistazo.

En este caso mi experiencia no pudo ser más positiva y la CASERÍA 7 FUENTES , con su promoción, nos permitió la posibilidad de descubrir todo este entorno que de otra forma no sé si lo hubiese hecho. Es una casa rural regentada por una mujer que se nota disfruta con su proyecto, y eso es algo que se refleja en su maravillosa atención y su pasión por esta comarca. Gracias a sus recomendaciones pudimos hacer todas estas rutas.

Otra de sus recomendaciones, cuando le hicimos la pregunta obligada de donde comprar buen aceite de oliva, fué este peculiar comercio de la zona que de otra forma no sé si nos hubiese llamado la atención. Pero EL CHULO además de tener jamones y embutidos típicos de la Sierra de Cazorla, tiene el aceite de las cooperativas locales:

Como nos decía la señora que estaba a cargo del negocio: la mejor medicina para todo!!!

Uno de mis desayunos preferidos: pan con un buen chorrito de aceite. Y si le ponemos jamón pues mejor que mejor, y con tomate restregado… Hay tantas formas, y todas deliciosas!

Para seguir con mi costumbre de comprar productos típicos allá donde voy (“SABORES DIFERENTES”),  también compramos estas aceitunas que acompañan bien con todo. Y morcilla típica de Jaén (hecha con cebolla). Además la señora que nos atendió era todo amabilidad y nos regaló un fuet casero para que lo probásemos. Y está tremendo!

El domingo para despedirnos del lugar, dimos un paseo por el entorno del embalse de la Bolera y comimos en el RESTAURANTE del mismo nombre . En una terraza con una de las vistas más singulares que yo haya contemplado antes: encinas sobre fondo azul aguamarina???

Yo no soy muy aficionada a comer caza, pero como es gastronomía típica de la zona me animé…y qué bien hice! Qué ragout de ciervo!!! Impresionante…tiernito…y con una salsa para no parar de mojar pan en ella!!! Para l@s que estéis sintiendo que vuestra boca se hace agua, pinchando AQUI os he dejado la receta.

Espero haberos dado una buena idea por si tenéis pensado hacer una escapada para reponer las pilas, que tanta falta hace de vez en cuando! Qué más se puede pedir? La mejor compañía, un precioso día soleado de invierno, una comida deliciosa y estas vistas… la felicidad!!!  Disfrutad del fin de semana! Yo os espero con ilusión el lunes.

También te puede interesar:

UN LUGAR MÁGICO

Imaginad despetaros, y al abrir la ventana encontraros lo siguiente:

Respirar el aire puro que te llena los pulmones y dejar que tu vista se pierda hasta los picos nevados de lejanas montañas.

Conducir sin prisa por carreteras que te regalan semejantes vistas.

Hasta llegar a una cueva que sobrecoge por su belleza.

Si cierras los ojos, el sonido del agua en esta cueva es indescriptible. Te llena de una energía especial, como si limpiase tu mente de preocupaciones que llevases arrastrando.

Volver a recorrer unos kilómetros, y en el trayecto sorprenderte al distinguir perfectamente que sobrevuelan águilas a muy poca altura, planeando, bajo el luminoso cielo azul de invierno.

Pasear entre montañas sobre un río y volver a llenar tus oidos con el sonido del agua bajo tus pies, mientras tus ojos contemplan esta maravilla de la naturaleza.

Y terminar el día con este otro paisaje tan diferente, pero con un colorido igualmente espectacular.

¿Os parece un buen lugar para disfrutar de una puesta de sol?

¿Recordáis el post SIGUIENDO NUESTRA ESTRELLA? Aunque no salieron bien las fotografías que os hice,  el cielo estrellado en la noche fué impresionante. Hacía tiempo que no disfrutaba de tantísimas estrellas brillar en un cielo tan despejado y oscuro…

Este lugar me ha sorprendido y enamorado de tal manera que no podía pasar la oportunidad de compartirlo con vosotr@s por si tampoco lo conocíais. Voy a dejar que intentéis adivinarlo… podéis hacer vuestras “apuestas” en mi página de Facebook. Yo os espero el jueves para desvelar la incógnita. ¿Donde estará este lugar tan mágico? Feliz semana!

También te puede interesar: