YOGA

Esta semana os quiero hablar de algo que me apasiona de verdad, algo que tengo muchas ganas de compartir con vosotros desde hace tiempo: el yoga.

POSTURAS DE YOGA

Lo descubrí muy pequeña gracias a que tuve la suerte de haber tenido una abuela fascinante, una mujer vanguardista, completamente adelantada a su tiempo. Un fin de semana en el que mis padres me dejaron en su casa para que me cuidara, al levantarme por la mañana me acerqué a su habitación para darle los buenos días y me encontré con una estampa que nunca había visto antes.

YOGA EN CASA

Mi abuela estaba en una postura extraña, aunque lo que más me llamó la atención es que no notó mi presencia. Era como si estuviese en otra dimensión. Y no me atreví a molestarla aunque mis ojos no se podían despegar de esa imagen que tan fascinante me resultó.

Luego me explicó que lo que hacía se llamaba yoga y que lo practicaba todas las mañanas. Recuerdo también que dimos un paseo y paró en quiosco donde me compró dos revistas que publicaban entonces en fascículos sobre el yoga. Creo que fue la primera vez que un adulto no me trataba como a una niña pequeña y durante mucho tiempo antes de acostarme, ojeaba esas revistas empapándome de todas aquellas posturas extrañas.

Pero no fue hasta que me tocó turno de tarde en la facultad, y para aprovechar las mañanas, me apunté a clases de yoga en la junta municipal del distrito donde vivía. Siendo estudiante no podía permitirme gastar mucho dinero pero tuve la grandísima suerte de dar con un profesor magnífico que me hizo adorar practicar yoga durante tres veces por semana, hasta que empecé a trabajar y mis horarios no me permitieron continuar…

Desde entonces hago yoga, aunque sea sólo un par de asanas, prácticamente a diario.

Y es que una de las cosas que más me gustan del yoga es que no se necesita una gran infraestructura para practicarlo.

No es necesario disponer de ninguna equipación complicada. Basta con una esterilla, ropa cómoda y un poco de espacio en casa…

ROPA PARA YOGAMe encanta la ropa para practicar yoga de VICTORIA SECRET´S! 

Aunque indudablemente lo que más me gusta es cómo me hace sentir practicar yoga.

BENEFICIOS YOGAAdemás son tantos y tan interesantes los beneficios de hacer yoga

Pero para mí el mayor de ellos es que me enseñó a borrar de mi vocabulario la palabra imposible.

Aunque no os vayáis a imaginar que soy una yogīnī! Ni mucho menos, ojalá…

INCIENSO

Practico yoga sólo por el placer de hacerlo. Quizás por eso me guste tanto… Soy “el bicho raro” de mi familia en este aspecto y por mis venas no corre el ser competitiva.

Sólo me gusta comprobar cómo voy mejorando respecto a mí misma y cómo voy logrando hacer algunas posturas después de mucho practicar…

También me encanta hacer yoga en espacios abiertos que me inspiren a hacerlo.

Porque hay lugares que de verdad invitan a hacerlo!

Es entonces cuando se crea una energía especial difícil de explicar.

Aunque siempre podemos buscarnos un rinconcito en casa donde nos sintamos a gusto para hacerlo.

Cada vez que entro en uno de mis portales favoritos de yoga, MY YOGA ON LINE, y veo donde graban los vídeos me dan unas ganas de estar ahí! Ojalá las clases de yoga se hiciesen en lugares así de bonitos, verdad?

El yoga, como casi todo, es algo que también parece ir por modas. Que se pasan y vuelven… Y parece ser que las celebrities han vuelto a retomar el gusto por el yoga. ¿Sabíais que el aeropuerto de San Francisco ha habilitado una sala para practicar yoga mientras se espera a coger el vuelo?

HOT YOGA

Y especialmente de moda está ahora el bikram yoga, también llamado hot yoga.

Si hace unos años “no eras nadie” si no practicabas el método pilates, parece ser que el relevo lo ha cogido el bikram yoga.

YOGA

Por lo que decidí probarlo para poder daros mi opinión.

bikram yoga

Sabía que son 26 posturas durante 90 minutos a 42º y con un 60% de humedad. Sabía que debía llevar poca ropa, una toalla y agua. Y sabía que iba a ser duro… Pero no tanto! Han sido los 90 minutos más largos que recuerde. El primer día veía que la gente llegaba con sus fundas isotérmicas, y yo en cambio cuando intenté beber de mi botella de agua corriente… eso parecía un caldo! No suelo sudar y no creo que haya sudado más en mi vida. El truco es mantener la respiración, concentrarse muchísimo en ella y así se logra habituar el cuerpo. Pero después de tanto sufrimiento el resultado viene después: creo que pocas veces me he sentido mejor que una vez terminada la clase. Te sientes limpia, fuerte, purificada… Y con una gran satisfacción de haberlo logrado.Es una sensación que dura días. Merece la pena intentarlo! 

Pero a lo que estoy completamente “enganchada” es al aero yoga!

Lo descubrí por casualidad mientras preparaba el post EL COLUMPIO. El tiempo que estoy allí se me pasa volando, y cuento los días que faltan para mi próxima clase. Salgo de cada una de ellas como nueva. Es algo que de verdad recomiendo. Y si además tenéis la suerte de poder coincidir con Rafa Martínez, su creador, ya ha merecido la pena! Es una persona que te contagia de buena energía y sus clases son un lujo.

Como veréis hay varios tipos de yoga, sólo se trata de encontrar el nuestro según nuestras necesidades.

 Así que si todavía no habéis encontrado el vuestro, os animo a que lo intentéis!

Si os ha gustado el post y se os ocurre que a alguien más le puede interesar, por favor compartidlo. Mi mayor motivación son vuestras visitas y comentarios.  Así que os espero con ilusión el próximo jueves. Pero si durante la semana os apetece seguir compartiendo un brunch, os estaré esperando en FACEBOOK NÁMASTE!

Recordad que pinchando en las fotografías siempre os dejo el enlace de la fuente original si he podido encontrarla, y que pinchando sobre los enlaces escritos en otro color podréis encontrar información detallada sobre el tema. Parte de “la gracia” de mi blog es mostraros el trabajo de otras personas que son realmente interesantes!

También te puede interesar:

EL COLUMPIO

Esta entrada está dedicada a una de esas cosas sencillas pero que a mi me hacen sentir feliz como una niña:el columpio.

He seleccionado las imágenes más evocadoras para poder transmitiros mejor la sensación que quiero compartir hoy con vosotr@s.

Ahora los parques infantiles están llenos de artilugios con cuerdas llenos de nudos que no sé muy bien para qué sirven, pero yo recuerdo que los reyes indiscutibles de estos parques eran los columpios y los toboganes. Claramente nuestras preferencias eran con uno u otro. Yo era más del columpio sin dudarlo, y aún lo sigo siendo… ¿Cual era el vuestro?

Sigo viendo un columpio y de verdad que no me puedo resistir a subir en el…

Sueño con tener un porche así, llegar a casa y poder columpiarme y que mi vista se pierda mirando el mar. Suerte los que vivís cerquita del mar!

Cuando ví esta foto mi imaginación echó a volar… ¿Os imaginais subidos a un columpio y que las olas os refresquen los pies?

Sabiendo lo que me gustan, mi hermana me regaló un precioso columpio muy parecido a este. Lo puse en la terraza que tenía y aunque las vistas no eran como en las fotos anteriores, no sabéis lo que me relajaba columpiarme en las noches calurosas de verano en las que no podía dormir… Me encantaba el airecito que dá en la cara cuando te columpias, esa sensación de mecerte con ese movimiento pendular tan relajante, ver la ciudad durmiendo y si tenía suerte poder mirar la luna y alguna estrella perdida… Pero ahora no tengo donde ponerlo y lo echo mucho de menos!!!

En uno de mis blogs preferidos ví esta imagen y también quise estar en ese lugar. Una preciosa cabaña con un columpio donde sentarme a leer… No sé si os pasa también, pero hay personas que sin conocerlas sabéis que podríais ser amigas. No soy muy seguidora de los “blogs de celebrities” pero para mi sorpresa, a través de su blog, ella sería sin duda una de ellas. Por eso os recomiendo el BLOG DE RAQUEL DEL ROSARIO si aún no lo conocéis.

Un buen libro y un columpio me parecen una compañia estupenda.

Llevo unos dias con mucho trabajo y llego a casa bastante agotada, seguro que todos tenemos épocas de estas en las que vá todo muy rápido y la mente te pide un ratito ponerla en blanco. Pues yo me apuntaría a sentarme en un columpio como este, debajo de un árbol y respirar un poco de oxígeno y tranquilidad.

Este me ha encantado porque si algo te gusta, compartido es aún mejor!

Qué sensación, verdad? A mi me despeja la mente y me pone una sonrisa automáticamente.

Un buen beso en los columpios!

La sensación de ingravidez, de sentir tu cuerpo ligero y el balanceo del columpio, produce una emoción muy parecida a la libertad.

Y os acordáis cuando pedíais que os empujaran más alto???? Yo me encontraba de lo más intrépida… como me gustaba!!!

Para los amantes del yoga, como es mi caso, os contaré que se me pusieron los ojos como platos cuando descubrí un nuevo método que combina las posturas de yoga pero en un columpio: AERO YOGA. Tal fué mi ilusión que ayer mismo fuí a informarme para poder probarlo y contaros con más detalle, pero hasta septiembre no reanudan las clases. Ahí estaré! Estoy deseando probarlo!

Espero que os haya transmitido un poquito de lo que quería…recordar y animar a volver a sentirnos como niños encima de un columpio. A mi estas imágenes y el sólo hecho de prepararlo me han ayudado a intentar imaginarme esa sensación que ahora tanto necesito, espero que a vosotr@s también!!!

Os he dejado esta escena fabulosa de MOULIN ROUGE donde disfrutar de la que para mi gusto ha sido la mejor interpretación de Nicole Kidman.

Y un mítico anuncio de Chanel con Vanessa Paradis en su mejor momento también.

Me despido hasta el próximo jueves con el último video del Sueño de Morfeo para quedarnos con esta buena sensación que transmite. Feliz semana!!

También te puede interesar: